Loading...
Loading...

¿ES POSIBLE MANTENER UNA RELACIÓN ESTABLE?

Home / Relaciones de pareja / ¿ES POSIBLE MANTENER UNA RELACIÓN ESTABLE?

Científicamente está comprobado que el alocado enamoramiento del primer momento, dura mínimo tres meses y máximo un año, pero a pesar de que la práctica siempre estará por encima
de la teoría, luego de la atracción física es necesario que ambas partes pongan su granito de arena para construir una relación duradera y placentera, sin importar de que termine o no en matrimonio.

Existe la creencia de que una relación estable es aquella que no discute, que pasan el día pensando el uno en el otro, van a cualquier lugar juntos, viven haciéndose cariñitos y ante amigos o desconocidos siempre están sonrientes. Sin embargo, esto es solo lo que podemos ver por fuera, pues por dentro existen temas a los cuales las parejas deben llegar a un consenso, si están dispuestos a tener un final feliz.

De manera que mantener una relación duradera depende de muchos factores:

  1. Controlar los celos y respetar el espacio del otro. Insistir estar todo el tiempo con esa persona, revisar su teléfono para asegurarse de que todo está en orden y prohibirle que haga o deje de ver personas podría generar peleas constantes a causa de inseguridades que día a día merman la relación, crean resentimientos e impiden el crecimiento personal del otro, todo se trata de confiar y estar consciente de que ninguna persona le pertenece a otra.
  2. Todas las relaciones son únicas. Comparar una relación actual con otra que haya ocurrido en el pasado, para buscar semejanzas y diferencias, impiden disfrutar de la maravillosa oportunidad que ofrece el presente. Cada quien tiene defectos y virtudes, pero es imposible estar con alguien que diariamente pone el acento en aquellas cosas que hace mal, la idea siempre será apoyarse y buscar la manera de que las cosas funcionen, sin sentir la necesidad constante de intentar cambiar o mejorar al otro.
  3. Finalmente, la honestidad por sobre todas las cosas es un factor decisivo en el funcionamiento de una relación, pues de ella depende la confianza, el respeto y en definitiva el amor, pues si este es suficiente será posible tener una relación estable que permita construir una
    experiencia que sea placentera, divertida y duradera.