Loading...
Loading...

¿CÓMO DEJAR A UN LADO EL MIEDO AL FRACASO?

Home / Desarrollo Personal / ¿CÓMO DEJAR A UN LADO EL MIEDO AL FRACASO?

El fracaso es visto por la sociedad como un tema tabú, pues se tiene la costumbre de admirar solo a aquellos que siempre cuentan y demuestran que viven en una historia de éxito: se siguen sus pasos, se aplican sus métodos y se usan sus frases como inspiración para continuar en el camino. Es un hecho, de que ninguno quiere dejar huellas, que evidencien que sus planes no funcionan.

El miedo al fracaso podría definirse como el temor a que las cosas no salgan como se esperan, de manera que se prefiere no intentar para no tener que enfrentar esa sensación de incomodidad e inestabilidad que pueda provocar. Detrás de este sentimiento, se esconde el pánico al qué dirán familiares, amigos o pareja si las cosas no salen cómo deberían; el pavor a perderlo todo por haber invertido en un proyecto al que no le fue tan bien y quedar solo.

miedo al fracaso

La causa está en que las palabras éxito o fracaso son utilizadas para definir a las personas. Si a alguien le va bien, es exitoso y socialmente aceptado como valioso, luchador, emprendedor y entre otros calificativos positivos. En cambio, si las cosas no resultan tan bien, se corre el riesgo de ser considerado como fracasado, de ahí vienen las críticas, el rechazo y un conjunto de situaciones negativas, que al final a más de uno hace pensar que no vale nada y en consecuencia, se ve afectada su autoestima.

Es importante no olvidar que el fracaso forma parte del éxito, pues de cada error quedan las experiencias, que al final son aprendizajes que permitirán en el futuro no volver a repetirlos y corregir lo que haya que corregir. Por lo tanto, la meta es trabajar este miedo, para evitar vivir en la inacción que genera a largo plazo frustración, por no luchar por los sueños.

Para empezar es necesario tomar la decisión de actuar, comenzar hacer lo que sea necesario para lograr aquello que tanto se desea. El punto de partida puede ser una planificación para prever cualquier inconveniente. Si lo ejecutado sale mal, presta atención al por qué, aprende y continua, no te detengas.

Haz el ejercicio de cambiar tu actitud hacia el fracaso e intenta, no arremeter contra ti cada vez que suceda; no te reproches, no te castigues, no te deprimas y enfócate en hacer lo que tienes que hacer. La clave está, en no quedarte estancado en lo que está mal y hacer todo lo posible por hacer que las cosas vayan bien.

Visualiza otras opciones, prueba otras maneras de lograr lo que quieres e intenta no encerrarte en un solo punto de vista, pues esta también puede ser una limitante en el camino para alcanzar lo que quieres.

Si no sabes algo pregunta, investiga y estudia, tener conocimiento en el área en la que te quieres desempañar, te hará más ágil, pues el conocimiento es una forma de poder y hoy en día existen múltiples herramientas para obtenerlo.

Lo más importante, es cierra tus sentidos a críticas destructivas y negativas que sólo pretenden minar tu proyecto y seguridad. Rodéate, sólo de gente que esté dispuesta a ayudarte a sumar y crear una mejor versión de ti mismo.

Como ves, no se trata de no tener miedo, se trata enfrentarlo y no dejar que domine tu vida y defina, pues los límites sólo te los pones tú.