Loading...
Loading...

¿CÓMO CAUSAR UNA BUENA PRIMERA IMPRESIÓN EN EL TRABAJO?

Home / Desarrollo Personal / ¿CÓMO CAUSAR UNA BUENA PRIMERA IMPRESIÓN EN EL TRABAJO?

El primer día de trabajo por lo general es el más difícil, porque representa el día en el que conoces la empresa desde dentro, te presentan a muchísimas personas, te integras a un nuevo equipo y es la oportunidad única de dejar una buena primera impresión que represente lo que vales y cuán capacitado estás para el puesto.

CÓMO CAUSAR UNA BUENA PRIMERA IMPRESIÓN EN EL TRABAJO?

En este primer día es fundamental ser puntual, llegar tarde denota falta de interés y organización, además de representar una falta de respeto para las personas que te esperan, para darte la bienvenida y el recorrido por las instalaciones.

Es importante cuidar el aspecto físico, para dejar una buena impresión en los demás, ya que antes de demostrar lo que vales y quién eres, serás juzgado por lo que los demás ven. De manera, que es importante que una vez que hayas sido contratado, aclares: ¿Cómo esperan que vayas vestido? ¿Cuáles son los códigos de vestimenta? o si se necesita que vayas con uniforme.

Trata en lo posible de no invadir el espacio de los demás, pues aunque no lo creas, la llegada de un nuevo compañero de trabajo es tomada como una amenaza, así que mantener el orden y sólo disponer del lugar que te fue asignado, te muestra como una persona organizada y respetuosa de quiénes ya llevan tiempo en la oficina.

Dejar la timidez en casa es un requisito fundamental, porque es el momento en el que te presentan a nuevas personas, que se convertirán en tus compañeros. Busca crear relaciones, conocer y mostrar un interés genuino por los demás.

Escuchar y observar con atención, todo lo que ocurre a tu alrededor, te permitirá recabar información valiosísima para tu integración en el equipo, entenderás la cultura de la empresa y te dará herramientas para saber cómo actuar según el contexto y las personas.

Finalmente es importante mostrar entusiasmo, ser proactivo y ayudar; en el primer día de trabajo no importan tanto tus habilidades, porque la empresa entiende que te estas adaptando, serás juzgado por tu actitud, así que sonríe, muéstrate seguro y confía en quién eres y lo que puedes alcanzar.