Loading...
Loading...

¿CÓMO DEJAR DE PROCRASTINAR?

Home / Desarrollo Personal / ¿CÓMO DEJAR DE PROCRASTINAR?

Si eres de los que tiene la tendencia de posponer lo que tiene hacer para luego, para otro día, para la semana que viene, el año siguiente y así hasta agotar la existencia: eres un auténtico procrastinador.

DEJAR DE PROCRASTINAR

Procrastinar es el hábito de postergar o retrasar el cumplimiento de una actividad, para un futuro indeterminado en el que se cree que habrá más tiempo de hacerla. Cuando esto ocurre, la persona se dedica a labores que le resultan más gratificantes y divertidas: ver televisión, navegar en internet, teléfono celular, redes sociales, videojuegos, ir de compras, comer, etc.
Procrastinar es una actitud de negación ante una actividad que causa estrés, ansiedad, miedo al fracaso e impaciencia. Esto también afecta a aquellas personas que son perfeccionistas, pues en su afán de hacerlo siempre bien, posponen lo que tienen que hacer, hasta estar seguros de que nada les saldrá mal y como eso nunca ocurre, el tiempo pasa y las metas se les quedan en papel.

Tener el hábito de postergar, impide que no sean consolidadas acciones para alcanzar sueños y metas en el momento deseado, además de que el trabajo se acumula, porque cada vez que una actividad queda para después se le suman tareas diarias, otros proyectos imprevistos y es inevitable sentirse abollado, ansioso y apurado todo el tiempo.

Dejarlo todo para después implica que haya menos tiempo para hacer las cosas bien, y por ende haya menor capacidad para lidiar con improvistos y prestar atención a los detalles. En el apuro, la ansiedad y el estrés, se escapan aspectos importantes que pueden afectar considerablemente el producto final de lo que se quiere lograr.

Se cree que al procrastinar no se pierde dinero; esto no es así, porque el tiempo dedicado a estas actividades es restado al trabajo, productividad y rendimiento financiero de una persona. Si nos vamos a las cifras, está demostrado que las pérdidas anuales por procrastinación en empleados son de alrededor de $10,000 dólares.

Dejar de procrastinar es posible, si se tiene en principio la fuerza de voluntad de hacerlo y comenzar a trabajar, sin poner excusas. Para empezar, es importante minimizar en todo lo que se pueda las distracciones y bloquearlas el tiempo que se esté trabajando. Para impulsar la motivación, es recomendado establecer fechas límite, que obliguen a la persona a trabajar para lograr lo que se propone en el tiempo justo.

Evitar en lo posible la frase: “Lo haré mañana”, ese es el enemigo de la productividad, si hay chance de hacer las cosas hoy, para mínimo empezar, hay que hacerlo y si lo que debe realizarse se percibe como difícil, se puede dividir la tarea en varios pasos para que no parezca ser tan tedioso.

Es fundamental, tener siempre presente las consecuencias de no levantarse y comenzar a trabajar por lograr sus sueños. Nadie quiere ver que pasen los años y preguntarse: ¿Por qué no lo hice? O peor aún ¿Qué hice con mi vida? y darse cuenta, de que no pasó nada porque no lo hizo posible.