Loading...
Loading...

¿CREES TENER CERCA A UNA PERSONA MENTIROSA? ¡DESCÚBRELA!

Home / habilidades sociales / ¿CREES TENER CERCA A UNA PERSONA MENTIROSA? ¡DESCÚBRELA!

Mentir, es una habilidad que todos los seres humanos desarrollan, desde muy temprana edad y lo utilizan con regularidad por múltiples causas. Sin embargo, si surgiera una aplicación para el teléfono que permitiera detectar si las otras personas mienten, más de uno lo tendría instalado y su uso sería, incluso mayor, que el de las redes sociales mundialmente conocidas.

mentir

Los seres humanos siempre estarán dispuestos a decir la verdad, si le conviene desde cualquier punto de vista, pero si sus intereses corren el riesgo de ser afectados, inmediatamente recurren a una mentira, principalmente por miedo a las consecuencias de sus actos y al qué dirán.

Una mentira, es un arma infalible para ocultarse y para evitar tener que dar explicaciones, que a la vista del mentiroso, lucen innecesarias y engorrosas. Se miente por conveniencia, diplomacia, para dejar una buena impresión o para evitar ser castigados, por un comportamiento a todas luces reprochable.

Se miente, porque es la salida perfecta para ahorrar o ganar tiempo y postergar decisiones que conduzcan a situaciones indeseables, también para evitar lastimar a los demás con la verdad (mentira social) y para influir en el entorno, en pro de intereses personales como: sexo, poder o dinero.

Mentir puede parecer muy fácil, pero hacerlo requiere de un gran esfuerzo, ya que se necesita crear toda una estructura que permita sostener el argumento y no ser descubierto; decirlo de manera convincente para lograr los efectos deseados y recordar al pie de la letra lo que se dijo, para nunca caer en contradicciones y ser descubierto. También es preciso que no hayan testigos, porque se corre el riesgo de que las versiones no coincidan y ser delatado sólo por detalles.

Un mentiroso se caracteriza por ser un actor de larga experiencia, en manipular cualquier situación sin ningún tipo de remordimiento. Tienen una labia, capaz de convencer hasta al más hábil y una facilidad casi natural, de encontrar rápidamente cualquier argumento original e imposible de verificar, que ayude a sostener lo que dice, además poseen una memoria capaz de recordar cada detalle, pues si falla quedará en evidencia.

Se tiene la creencia, de que el mentiroso puede ser sorprendido sólo con prestar atención a sus gestos y la manera en la que habla mientras realiza su relato. Sin embargo, esto no es determinante, es sólo un indicio que no debe ser interpretado de manera aislada, pues se corre el riesgo de cometer el error de juzgar al otro, sin tener las pruebas suficientes.
Algunas señales que pueden despertar suspicacia son:

– Gestos: Si los gestos de la persona que pretende decir una mentira, son conocidos y de repente cambian sin ninguna explicación, son una razón para encender las alarmas y comenzar a indagar un poco más en lo que esa persona dice. Sudoración, mirada evasiva e intranquilidad son otras señales a tomar en cuenta.
– Emociones: Si la persona que miente no tiene experiencia haciéndolo, se muestra nerviosa y ansiosa ante esa situación.
– Utilizar expresiones poco exactas: puede que, quizás, probablemente, creo que.
– Pocos detalles en el relato: Y si se les pregunta evaden responder con un no me acuerdo, no presté atención, eso no lo vi, etc.

Estar o tener cerca a una persona conocida por ser mentirosa, tiende a crear disgustos innecesarios, pues descubrirlo crea una sensación de humillación, ingenuidad y estupidez, es mejor alejarse e invertir en relaciones asertivas que eviten la necesidad –poco sana- de tener siempre que investigarlo todo.