Loading...
Loading...

DESCUBRE SI ERES VÍCTIMA DEL STASHING

Home / Relaciones de pareja / DESCUBRE SI ERES VÍCTIMA DEL STASHING

Se piensa que luego de los primeros besos, las primeras caricias y experiencias juntos, se tiene todo el terreno ganado y la verdad, no es así, porque pasado unos meses de haber iniciado una relación, comienza el dilema de si va a ser duradero, si sólo es un juego o si valdrá la pena presentarle a esa persona a familiares y amigos.

Si nada de lo anterior ocurre, es posible ser víctima de prácticas como “Ghosting”, que la pareja desaparece sin previo aviso, “Benching”, recibir falsas ilusiones románticas sin miras a ser cumplidas o el “Stashing”.

DESCUBRE SI ERES VÍCTIMA DEL STASHING

El Stashing, definido por primera vez por Ellen Scott en el diario Metro UK, consiste en esconder a la pareja de familiares y amigos, evitando su presentación en cualquier círculo social, es decir que para el resto del mundo esa persona no existe y ahí no pasa nada. Las razones varían, pero puede ser que aquellas personas que realizan esta práctica, no piensan en el otro para tener una relación seria o duradera, tienen un compromiso previo o simplemente, no están preparados para establecer una relación formal.

Algunas señales del stashing pueden observarse en las redes sociales:

1.- Cuando una persona etiqueta a su “pareja” en una foto, lo menciona y ésta no le da like, ni comenta la publicación.
2.- Cuando son publicadas fotos ambiguas, que no dejan claro cuál es el rol de la persona en la imagen.

Si una persona se ha dado cuenta de que está siendo víctima de stashing, lo primero que debe hacer es enfrentar la situación y conversar con la pareja para manifestar sus inquietudes; la idea es sincerarse y saber lo que el otro está buscando, para tomar una decisión: si seguir bajo esas condiciones o terminar de manera definitiva.

El respeto y el amor propio deben estar por encima de cualquier noviazgo, por lo tanto terminar una relación que a todas luces es tóxica para la autoestima, es la mejor decisión, pues nadie merece ser querido a medias.