Loading...
Loading...

SECRETOS PARA MEJORAR LA PRODUCTIVIDAD PERSONAL

Home / Desarrollo Personal / SECRETOS PARA MEJORAR LA PRODUCTIVIDAD PERSONAL

Tener una meta, implica una planificación en la que se establezcan los pasos a seguir para alcanzar aquello que es anhelado. Sin embargo, diariamente existen alrededor, múltiples distracciones que desvían la atención del foco central, hecho que provoca que el tiempo que se necesitaba para realizar una actividad sea mayor, sea dejada para después o simplemente no se realice, es decir no hay productividad y por lo tanto los sueños no se cumplen..

Crecimiento personal
Para cambiar esta situación es necesaria la organización, esta comienza con externalizar cada una de las actividades necesarias para alcanzar una meta y convertirlas en objetivos que diariamente se van a alcanzar. La idea, es comenzar el día con un propósito que guíe lo que se va a hacer y que sea una prioridad, ubicada por encima de otras actividades que surjan de improvisto.

Levantarse temprano es otra estrategia para mejorar la productividad, suena a cliché, pero por alguna razón pocas personas la llevan a cabo. Hacerlo, permitirá que el día rinda más y crear rutinas matutinas orientadas a potenciar el logro de objetivos, como: Desayunar, revisar la agenda para visualizar cómo será el día, hacer ejercicio, etc. La idea es probar, descubrir y ajustarse a aquellas actividades que mejor se adapten a las metas a alcanzar.

Ser más productivo, implica dejar de lados las múltiples distracciones que día a día desvían la atención de aquello que se debe hacer, es decir, dejar de procrastinar. Si es calculado el tiempo invertido en el teléfono, las redes sociales, aplicaciones, chats, juegos, televisión, etc; será descubierto un tiempo valiosísimo, perdido simplemente en dar likes, cambiar de canal o stalkear a una persona. La idea no es anularlas por completo, pero sí dosificar su uso para que dé tiempo de hacer lo que se tiene que hacer.

No se trata de mejorar la productividad por mejorarla, el objetivo es tener metas personales y que cada una de ellas esté presente diariamente, para ejecutar desde pequeñas acciones hasta grandes esfuerzos que al final permitan alcanzarlas.
Piensa ¿Cómo te ves en 10 años? Para que esa meta guíe tu día y sobretodo enfócate, ese es el secreto de la productividad.