Loading...
Loading...

SI EL TRABAJO DOMINA TU VIDA, PADECES EL SÍNDROME DE BURNOUT

Home / Desarrollo Personal / SI EL TRABAJO DOMINA TU VIDA, PADECES EL SÍNDROME DE BURNOUT

No es normal sentir que el estrés te supera todo el tiempo en el trabajo, y si a esa sensación se le suma un cansancio mental y físico que te hace ineficiente, puedes comenzar a perder el interés y la motivación que en un principio te impulsaba a ser el mejor. Esto se define como, el Síndrome de Burnout.

Burn Out

Este término proviene del inglés “Burn Out” y significa quemado o agotado. Las personas que tienen más riesgo de padecerlo, son aquellas que al haber pasado mucho tiempo en un mismo empleo, los abruma la monotonía y la falta de nuevos retos. Además, se sienten fuertemente ligados a sus labores, a un nivel que eso invade su espacio personal, porque siempre dan o hacen más de lo que les fue asignado.

Los empleos más propensos a sufrir este tipo de síndrome, son aquellos relacionados al trato directo con clientes: doctores, enfermeras, consultores, trabajadores sociales, maestros, vendedores puerta a puerta, encuestadores, oficiales de cobro, etc.

Muchos factores influyen en la aparición de este síndrome, entre ellos, estrés crónico por no tener control en el horario de trabajo y la cantidad de actividades, sentir que lo que hace es poco valorado, condiciones de contratación poco claras, choque entre los valores personales y los de la empresa, no hay un correcto ajuste entre las habilidades del trabajador y lo que realmente hace y finalmente, no tener tiempo para compartir con familiares y amigos.

Lo anterior, deriva en un estado de agotamiento y cansancio todo el tiempo, frecuentes dolores musculares y falta de apetito y sueño. Emocionalmente, es inevitable que se sientan fracasados y deprimidos a causa de su insatisfacción laboral, escaseando la motivación y mermando las ganas de hacer más; sin contar que se sienten solos, por el poco tiempo que tienen para mantener ningún tipo de relación.

A pesar de parecer un círculo vicioso del cual no hay salida, existen maneras de cambiar esta situación y sentirse mejor. Hablar del tema con especialistas o personas de confianza, es el primer paso, porque disminuye la carga de estrés y permite ver el problema desde afuera.

Cambiar de trabajo, mover energías y descubrir nuevos ambientes, ayudará a redescubrir el potencial que se sentía perdido. Es necesario buscar la manera, de formar parte de equipos en los que haya la oportunidad de establecer límites y generar nuevos contactos que estén dispuestos a formar una amistad, para poder desarrollar la vida a plenitud.

El síndrome de Burnout es sólo una consecuencia de olvidarse de uno mismo, para entregarse en alma y vida a un empleo, que sólo es un porcentaje que no representa la vida en su totalidad.

Cada vez que te sientas estresado pregúntate: ¿Realmente vale la pena?